jueves, 25 de febrero de 2016

Los cuentos del reino de Eppendorf - III

En los domacios de la soledad

Eres tu la oscuridad más luminosa,
tu mirada me sujeta al suelo;
y aunque el cielo se rompa y caiga
me protegerás en silencio.

Sobre el verde filo de tus iris
la soledad se abre paso,
cristales rotos, llantos secos,
abrazos de aire y brazos muertos.

Veo la maraña de tus pensamientos,
que te envenenan lentamente.
Veo como la ansiedad te invade,
pero no la dejaré tenerte.

A través del tiempo y el espacio,
y a través del espacio en el tiempo
lucharé tus mil batallas
las lucharé en mil y un cielos.
Lucharé allí donde,
estén en peligro tus sueños.

Te sacaré de la prisión en la que te encierres,
aunque mis manos solo golpeen el hielo.
Y cuando consiga al fin liberarte,
alzaremos juntos el vuelo.

/25/02/2016/ JTA