miércoles, 2 de noviembre de 2011

Petróleo en el corazón I

Esto empezó como un ejercicio de lengua ( ya veis que nivel, vamos ni un literato) (habeis notado mi omnipotente sarcasmo?) :

Capítulo I-  ¿Caleb?

"La guerra comenzó, hace ya mucho, tanto, que nadie sabe cuanto exactamente, yo juraría que meses, otros que años, algunos hasta siglos pues un día en este infierno es.... indescriptible.
Muchos niños han nacido ya en el frente, lejos de sus casas, que quizás nunca conocerán. Mientras sus padres luchaban por un país que solo quiere el oro negro por el que pelea. Yo no soy uno de esos niños que la igualdad de género, como un arma de doble filo, ha traído a este cruel mundo, al obligar a las mujeres a luchar al igual que los hombres. El frente no es lugar para un niño pero ellos nos motivan a seguir, nos dan esperanza en los días negros, ...... que por otro lado lo son todos. Además, a mí que me importa si yo solo....."

-- ¡Cabo Swanson deje de perder el tiempo! Haga algo más productivo, ¿o es qué es usted una nenaza? Que yo sepa a usted le dañaron la memoria. ¡Muévase le esperan en artillería!-

Con toda mi frustración y mi recién adquirida mascara de indiferencia, le respondí.-- Sí mi capitán, a sus ordenes mi capitán.-

Me calcé  mis botas, cogí el fusil y corrí como alma que lleva al diablo, y tan fuerte me llevaba que ni vi venir el impacto, porque no es que yo sea muy alto, pero mirando hacia el frente  ni si quiera  vi al médico general de infantería el cual mediría metro y medio siendo generosos.

--Señor, perdone señor, ha sido una irresponsabilidad mia no verle, señor.-

--Tranquilo cabo, con sus prisas cualquiera se choca, pero que hace usted aquí, debería estar en cama o es que le apetece a usted un derrame cerebral.-

--No señor, señor. Solo cumplo órdenes de mi capitán , señor.-

--Pues dígale a su capitán que deje de incumplir mis órdenes si no quiere acabar perdiendo todo su batallón.-

He de decir que semejante individuo y lo digo por su altura, era uno de los más influyentes del regimiento y de la guerra misma. Un tipo muy simpático.

--¡Cabo!

-- ¿Señor, si , señor?

--¿Ha recordado usted algo?

-- No señor, señor. -- Pero sin proponérmelo me sonrojé al saber que le mentía.

--Pues yo pienso que sí, eso es buena señal, siga intentándolo.--

Al ver mi sorpresa se despidió.

--Adiós cabo, váyase a descasar.--


Y con ello volví a mi extremadamente poco confortable camastro, mejor que dormir en el suelo, peor que dormir sobre agujas ; este, auque absurdo es el lema del batallón.

En los momentos de aburrimiento solo se puede, y más en la guerra, dormir o recordar, esto era un problema para mí pues no tenía sueño y estaba escaso de recuerdos, más bien nulo, es lo que tiene la amnesia.

Solo la recordaba a ella y ni si quiera sabía porqué. En el instituto no me fijé en ella, bueno, no tanto como mi cerebro me muestra que en realidad lo hice.

Por no recordar, no recordaba ni mi nombre, pero claro, sin familia en el frente y  mi padre desaparecido en combate, quien me iba a decir nada. Sin embargo, ya estaba todo previsto, pues llevaba todo tatuado en el cuello; sí, tatuado, y eso sí que es raro, vamos que no creo que sea una marca de nacimiento, y que encima diga:" Teniente Caleb Swanson. División 22/4. Infantería y robótica". Bueno, o eso creo yo.

Y volviendo otra vez sobre mi poco variada memoria, solo quedaba evocarla.

Cuando el proyectil, rayo de energía o como queráis llamarlo; me alcanzó, todo se desvaneció en el aire y cuando digo todo, digo todo; sentía que caía en un profundo, profundo pozo, tan negro como no se puede describir, tan oscuro como solo los sueños pueden ser, me escurría y dudaba de que tuviese fondo cuando, plof, de un espaldarazo me encontré en el suelo y la luz se hizo, la rodeaba, la acariciaba, la envolvía, hasta dudaba que la luz no proviniese de ella; movía los labios pero yo no la oía,era extraño. Yo la conocía, sabía quien era, lo sabía todo de ella, pero no sabía quien era YO.

La observaba como quien ve un ángel descender, veía como cada mechón de pelo acariciaba sus hombros y delineaba sus facciones, enrollándose y enrollándose en sí mismo en finas ondas que parecían esculpidas y vivas a la vez; como el agua del mar, como las olas; de raro color, para ser agua digo, pues su pelo era marrón con reflejos cobrizos aquí y allá. Su cara, sus suaves facciones tenían la forma de un óvalo, un óvalo perfecto y su piel parecía mármol, aunque en realidad fuese blanca tirando a canela. Sus ojos, marrones y cálidos, oscuros como las castañas, pero claros como mi añorado dulce de leche en su centro, eran grandes, tan grandes que el universo entero podría caber en ellos. En esos ojos brillantes como espejos que me hacían creer que ella sabía lo que yo pensaba, algo que no sabía ni yo.

Ella se inclinó, me cogió del brazo y me alzó, y extrañamente me levanté como si nada, entonces, entonces supe que todo era un sueño y que mi mente me había dado lo único que recordaba. y allá en el mundo real, lejos muy lejos de ella, me moví, y lo que para mí habían sido minutos para otros fueron días. 
Pero claro a ellos no les habian volado la cabeza, PRACTICAMENTE.



MEMORIAS del Teniente C.M.S - 3  Septiembre de  2019, Antigua Francia.






(Los ojos de la chica en un principio eran azules oscuros pero no encontré ninguna foto que me gustase) Estoy abierta a críticas.........Vale yo empiezo, paso de serio a demasiado empalagoso en 10 segundos.... ejjejejejeejej

2 comentarios:

Rachel y Abby ! :) dijo...

O_O OMG Paloma!. OMG!. Simplemente te digo algo: O montas el segundo cap, o te juro que muero!. Lo ame. Y me encanta como describes las cosas, pintaste todo en mi mente perfecto!!!!. Y ame su nombre: Caleb :3 Besos, Rachel<3

Paloma dijo...

jejejejejejeje muchas gracias !!!!!!!!!! me hicieron sonreir, no sabí si estaría a la altura.
En cuanto al nombre a mi tambien me gustó, aun me falta el de la chica, tiene que somar menos exótico pero con fuerza mmmmmmm........

bueno, besos civernéticos (por fin dejó de llover yuuuupii!!!)